MENÚ

Palabras del Hermano Consiliario

Hace no mucho tiempo, el Arzobispo Emérito de Zaragoza, Monseñor Manuel Ureña, se dirigia así a todos los miembros de las cofradías y hermandades zaragozanas: «no son los consiliarios una mera figura decorativa en nuestras procesiones, sino auténticos animadores de la vida cristiana entre vosotros. Ello les exige una entusiasta dedicación a vosotros y os pide una especial apertura a lo mucho que os puede ofrecer». Siendo tan relevante el poder contar con su colaboración, desde nuestra web abrimos una ventana a las sugerencias que nos propone para emprender el camino que nos debe volver a Dios, de volver a los hermanos.

Este año nos toca volver a vivir nuestro tiempo de Semana Santa con las restricciones propias de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Nos toca de nuevo preparar una Semana Santa diferente en la que no podremos salir a procesionar por nuestras calles. Tendremos que esperar otro año para que llegue nuestra tarde-noche del Domingo de Ramos y del Miércoles Santo y esos momentos previos, que son momentos de oración, en los que pedimos por los nuestros, por los que están y ya no están, por los que lo están pasando mal y por los que están lejos.

Esos momentos también son de abrazos silenciosos, de emoción contenida, hasta que se abren las puertas de San Felipe y Nuestro Jesús de la Humillación y María Santísima de la Amargura salen a la plaza

Sin embargo, a pesar de estas circunstancias, sí podemos vivir nuestra Semana Santa, de otra manera, diferente, no como nos gustaría, pero sí Semana Santa.

Nuestra Junta de Gobierno está haciendo un esfuerzo considerable, preparando distintos actos que se emitirán por las redes sociales, para que podamos, aunque sea virtualmente, vivir y participar de nuestra Semana Santa, como hermanos de la Humillación

Os invito, queridos hermanos a que no nos dejemos vencer por las circunstancias impuestas, ya que podemos caer en el peligro de pensar que cómo no podemos celebrar nuestros actos presencialmente, no merece la pena vivirlos.

La Semana Santa es el tiempo especial, en que acompañamos a Jesús en la Pasión, Muerte y Resurrección, y nosotros, los cofrades de la Humillación, lo acompañamos desde nuestra presencia y oración, y con una presencia singular, la de María, su Madre.

Acompañando a Jesús en la misa de la Última Cena y en los oficios del Viernes Santo que celebramos en la parroquia de San Felipe, participamos en los momentos fundamentales de la Pasión de Cristo, y esto, hermanos, no nos puede dejar indiferentes, aunque no podamos participar en nuestras procesiones.

Quizás este año se nos esté pidiendo un poco más, que nuestra fe sea más fuerte y más auténtica.

En estos momentos difíciles para muchos, para todos, miremos al cielo, con una mirada que invita a la esperanza, a un tiempo nuevo que se acerca.

Hermanos de la Humillación, que vivamos una verdadera y autentica Semana Santa.

 

Rvdo. D. Sergio Blanco Izar
Consiliario de la Cofradía