EXPOSICIÓN DE LA UNIDAD 1

Imagen del Capítulo

El ser humano es un ser sociable por naturaleza, no puede vivir en solitario, necesita de los demás y por eso se asocia para todo: para trabajar, para divertirse, para hacer deporte, para mejorar la sociedad, para vivir una dimensión religiosa de su vida... Por tanto, la Cofradía es una expresión de la dimensión social del ser humano.

Mucho antes de que la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” aprobada por la O.N.U. en 1948 reconociera que «toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación pacífica» (art. 20.1) o de que dicha libertad obtuviera su pleno reconocimiento en el marco de nuestra Constitución, las cofradías habían sido manifestación práctica del derecho de asociación desde sus orígenes, allá por los siglos XIII y XIV.

La Cofradía constituye un caldo de cultivo adecuado para que sus miembros se relacionen sin importar su “status” social o las diferencias de cualquier tipo. Así, de generación en generación, siendo conscientes de heredar una rica y extensa tradición secular, los cofrades siguen entrando en contacto directamente entre ellos, dentro de un medio que les une y de una forma habitual y prolongada en el tiempo.

Sin embargo, debe quedar claro que no solo pertenecemos a un colectivo o a una asociación concreta ni debemos quedarnos solo en orgullecernos de estar en un círculo pequeño y cerrado, aunque sea una comunidad eclesial como nuestra Cofradía, sino que es evidente que todos y cada uno de nosotros pertenecemos a una primera cofradía universal que es la HUMANIDAD ENTERA.

4 frases sobre la Fraternidad que no te dejarán indiferen

La fraternidad es una dimensión esencial del hombre y que, como nos dice el Papa Francisco, también expresa la multiplicidad y diferencia que hay entre los hermanos, si bien todos compartimos el mismo origen, naturaleza y dignidad. Gracias a ello la fraternidad crea la red de relaciones fundamentales para la construcción de la familia humana creada por Dios.

Porque son tantas las cosas que nos unen con los demás seres humanos que las que nos separan no tienen, ni pueden tener, apenas importancia. La fraternidad nos invita a la comunión con los otros, en los que no encontramos contrincantes, sino hermanos a los que acoger y querer. Incluso en las disputas, que constituyen un aspecto ineludible de la vida, es necesario recordar que somos hermanos y, por eso mismo, tomar conciencia de no considerar al prójimo como un enemigo al que insultar, vapulear o destruir por el simple hecho de ser o pensar de forma diferente a la nuestra.

Por ello, si de verdad queremos ser cofrades y que nuestra Cofradía camine en coherencia con el mismo plan de Dios, la primera de nuestras obligaciones no puede ser otra que superar y eliminar «toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión» (GS 29,2), viendo y tratando a cada persona como un verdadero hermano que espera mi fraterna amistad.


Referencias bibliográficas:

- Pablo VI: Constitución Pastoral “Gaudium Et Spes” sobre la Iglesia en el mundo actual.

- Papa Francisco: “La fraternidad, fundamento y camino para la paz”. Mensaje de la XLVII Jornada Mundial de la Paz.

- Papa Francisco: “No esclavos, sino hermanos”. Mensaje de la XLVIII Jornada Mundial de la Paz.

- Juan Cordero Rivera: “Asociacionismo popular: gremios, cofradías, hermandades y hospitales”. En “La vida cotidiana en la Edad Media: VIII Semana de Estudios Medievales: Nájera, del 4 al 8 de agosto de 1997”.

- Dionisio Borobio García: “Hermandades y cofradías: Entre pasado y futuro”. Centro de Pastoral Litúrgica, 2003.

- Rafael Benito Ruesca: “Cofradías de Semana Santa: Radiografía del pasado”. Ponencia del XI Encuentro Nacional de Cofradías Penitenciales. Zaragoza, 1998.


 

    EXPOSICIÓN DE LA UNIDAD 1

  • Capítulo 1
    La Cofradía, expresión de la dimensión social del ser humano
  • Capítulo 2
    La Santísima Trinidad, misterio nuclear de la Fe cristiana
  • Capítulo 3
    Jesucristo, fundamento y centro de nuestra Cofradía
  • Capítulo 4
    Una comunidad inserta en la Iglesia, la cofradía universal
  • Capítulo 5
    Nuestra Cofradía, heredera de un modo de vivir en fraternidad