ECOFRADE

¿Qué es eCofrade?

En inglés, la letra “e” se ha estandarizado a modo de prefijo como abreviatura de “electrónico”, expresando así el ámbito tecnológico de una determinada disciplina o producto. Por ejemplo: e-mail, e-book, e-commerce, e-sports o e-Health, el término en el que se inspira nuestro proyecto.

La e-Health (o e-Salud) es un concepto introducido en 2001 por el Dr. Gunther Eysenbach con el que engloba al conjunto de TIC utilizadas en el entorno sanitario. Pero, como novedad, el prefijo “e” no referenciaba únicamente a lo electrónico o tecnológico sino que, en realidad, aludía a lo que las TIC (a partir de su implementación y uso) podían contribuir a mejorar los sistemas sanitarios y la atención de los pacientes.

Para ello, hacía un juego de palabras con 10 términos que (en inglés) comienzan con la letra “E”: eficiencia, mejora de la calidad (enhancement), decisiones basadas en la evidencia, empoderamiento, estímulo, educación continuada, extensión del ámbito de la atención sanitaria, facilitación del intercambio de información y de la comunicación por vías estandarizadas (exchange), ética y equidad.

Complementariamente, el Dr. Tom Ferguson acuñaría el término e-paciente para describir a aquellas personas que habitualmente utilizan las TIC para el cuidado de su salud, lo que redunda en un mayor equipamiento, preparación, participación y compromiso con la toma de decisiones sobre su salud.

Tomando este marco conceptual, ya se puede deducir que el proyecto e-Cofrade no es una simple campaña de marketing para tratar que ingresen más hermanos, ni una estrategia para conseguir más visitas en la web o más seguidores en Twitter. Ni siquiera tiene como objeto el mejorar el posicionamiento, la imagen exterior o la reputación de la Cofradía.

La misión del proyecto es potenciar las TIC que la Cofradía ya utiliza e implementar otras nuevas que ofrezcan no solo información sino también formación, concienciación y sensibilización desde el Evangelio y la doctrina de la Iglesia.

Y la visión, que los hermanos de nuestra Cofradía, afrontando toda adversidad, traten de adoptar los valores y características que toma la “e” del término e-Cofrade, siendo verdaderos cofrades y auténticos testigos de Cristo en el siglo XXI.

Las 10 “e” del término e-Cofrade

En nuestro proyecto la “e” refiere, por tanto, no solo al mero hecho de incorporar la tecnología a la vida cofrade sino a lo que las TIC pueden contribuir para que nuestros hermanos puedan encuadrarse en el prototipo deseado de cofrade en el siglo XXI, cuyas características (al igual que hicieran Eysenbach y Ferguson) bien pudieran ser estos 10 términos enumerados que comienzan con la letra “e”.

ENRAIZADO
Arraigado con una tradición de siglos que ha pasado de generación en generación, queriendo guardar las mejores y más auténticas costumbres con las que expresamos nuestra fe y que sobrepasan lo meramente estético, cultural, turístico, o folclórico puesto que la “tradición cofrade” solo se ilumina con la luz del Evangelio.

EMOCIONADO
Dejando que el corazón se inunde de la belleza sublime de la Semana Santa, viviéndola con intensidad y alegría, rememorando cada año aquellos momentos felices de la infancia, recordando con cariño a quienes ya no están. Pero este sentimentalismo debe ser compatible con una fe auténtica, no desvirtuando su hondo y profundo misterio religioso.

EXPERTO
Sabedor de la historia y de la idiosincrasia de su propia cofradía, conocedor de cómo funcionan y qué es lo que hacen las demás cofradías y hermandades de la ciudad y de otros lugares para abrir la mente e importar lo mejor de cada una de ellas (como siempre se ha hecho en nuestra Semana Santa). Pero no se trata de ser un erudito en “cultura cofrade” sino de entenderla y comprenderla mínimamente, al igual que se debe hacer con la Palabra, la Liturgia, la Doctrina de la Iglesia. Porque solo se ama lo que se conoce. Y solo un cofrade formado está capacitado para ponerse al servicio de su Cofradía.

EVOLUCIONADO
Ser cofrade es emprender un camino y, al igual que cuando salimos en procesión o participamos en una carrera no debemos quedarnos siempre en el mismo sitio, el cofrade también debe avanzar, madurar, evolucionar para no quedarse igual que el día en el que le impusieron la medalla. Es decir, se puede haber entrado a formar parte de la Cofradía por diferentes causas y motivaciones (amistad, tradición familiar, tocar el tambor) pero al cabo de un tiempo hay que darse cuenta que la esencia y el motivo por el cual se debe pertenecer a la Cofradía es otro: es vivir de otra manera distinta, con la novedad que nos trae Jesucristo.

EMPÁTICO
Se ha de sentir identificado con la Cofradía pero, sobre todo, con quienes le rodean, poniéndose en su lugar. Empatizar, en cristiano, es amar a nuestro prójimo, lo que va más allá de la solidaridad o de la caridad en forma de donativo. Es enfrentarse a la injusticia, es acompañar a los que están solos, velar a los que necesitan ser cuidados, atender a quien más sufre. Es arriesgarse y vivir las bienaventuranzas en primera persona.

EJEMPLAR
Ser cofrade implica un comportamiento leal y consecuente con la fe de la que se presume. Por nuestras obras nos conocerán. El verdadero distintivo del cofrade no es el hábito que viste, ni la medalla, ni las sudaderas, ni los pines, ni insignias de oro o plata, ni llenar el muro de Facebook con fotos de la Cofradía, sino hacer presente el mensaje de Cristo en medio de cualquier situación en la que nos encontremos, por muy difícil y adversa que sea.

EMERGENTE
Debe visibilizarse en la sociedad, en la realidad en la que vivimos (tanto en la física como en el mundo virtual). Tiene que dejarse ver sin el capirote o el tercerol todos los días dando un testimonio activo, personal, social y público, siendo este testimonio consecuencia de mirar el mundo con los criterios del mismo Cristo.

EVANGELIZADOR
No basta con que la sociedad sepa que somos cofrades que tratan de vivir en consecuencia con el Evangelio. El cofrade tiene la incuestionable misión de llevar la luz de Cristo, la Buena Noticia a todos los ambientes de la humanidad. Y es que la verdadera y única razón por la que se es cofrade es y debe ser siempre el Evangelio.

ECLESIAL
La vivencia espiritual y personal, la actividad comunitaria en la Cofradía, el amor al prójimo, el seguimiento de Cristo y la transmisión de su mensaje no se hace yendo uno solo ni caminando por libre. Se ha de hacer conectado con la Iglesia, con la Archidiócesis, con la Parroquia, con otras cofradías y entidades eclesiales, porque el cofrade no sólo ha nacido en la Iglesia sino que es Iglesia.

EUCARÍSTICO
Y el sentido de pertenencia a la Iglesia solo se puede vivir con plenitud si se actualiza constantemente. Para cumplir la última “e” se debe pasar de lo virtual a lo presencial, descubriendo la presencia real de Jesucristo en la eucaristía y en los sacramentos, materializando y verificando, de esta manera, todas las “e” anteriores con el encuentro personal con Jesús y con nuestros hermanos en la fe.


David Beneded Blázquez (*)

 

(*) Analista-programador y responsable de proyectos en el desarrollo de aplicaciones y sistemas de información para el ámbito sanitario; posgrado en e-salud (Universitat Oberta de Catalunya); máster en Social Media (Universidad Internacional Isabel I de Castilla). Hermano fundador de la Cofradía y creador del proyecto e-Cofrade.