MENÚ

Fotografía principal: el hermano Cetro en el transcurso de una de nuestras procesiones (fotografía de Jorge Sánchez). Fotografías secundarias: hermanos de la Cofradía esperando el momento de acceder al interior de la Parroquia de San Felipe para iniciar nuestra salida procesional del Domingo de Ramos (fotografía de Ángel Beneded); el Hermano Cetro, encabezando la procesión (fotografía de David Beneded); reparto de flores de los pasos entre los hermanos una vez concluida nuestra participación en el “Santo Entierro” (fotografía de David Beneded).

Para que los actos y procesiones de la Cofradía se desarrollen con la solemnidad y dignidad que requieren, se precisa la colaboración de todos los hermanos. Para ello, simplemente basta con aplicar el sentido común y, sobretodo, el principal mandamiento que nos dejó Jesús: “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”. En estas breves indicaciones, se resumen algunos de los aspectos organizativos para lograr nuestros objetivos: que nuestros actos y procesiones sean una manifestación auténtica de fe y un acto de alabanza a Dios.
 
• Es obligación primordial de la Cofradía, por ser uno de sus fines estatutarios y su máxima expresión de culto externo, la organización de las procesiones durante la Semana Santa con la misión de conmemorar el Misterio Pascual, transmitir el mensaje de Cristo y manifestar públicamente las verdades de nuestra fe. Por tales fundamentos, nuestras procesiones titulares únicamente podrán ser suspendidas por la Junta de Gobierno en casos de fuerza mayor muy justificada. En esas circunstancias, la Cofradía celebrará, en el interior de nuestra Parroquia y con la mayor solemnidad, el ejercicio piadoso que estuviese programado, facilitándose en todo momento la participación en el mismo tanto a los hermanos de la Cofradía, como a representaciones y fieles que deseen acompañarnos.

• Las procesiones han de suponer para los hermanos que toman parte en ellas un acto de meditación y participación en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo y, desde cualquier puesto, un acto de penitencia y esfuerzo que nos obliga a la observancia de las normas establecidas, al ejercicio de la caridad cristiana, a la oración y a la humildad, con renuncia a sí mismo (a la propia comodidad ya cualquier tipo de privilegio o distinción) en favor de los demás.

Consecuentemente, todos los hermanos deberán mantener la compostura y el silencio requerido tratando de evitar actitudes y gestos incoherentes con la trascendencia y significado de nuestros actos, siendo preciso seguir las indicaciones e instrucciones del Hermano Cetro y sus ayudantes.

Igualmente,
procurarán inculcar estas mismas indicaciones a sus familiares y amigos que les acompañen por el exterior, para que no invadan el cortejo procesional ni interfieran en el normal desarrollo de la procesión
.

Durante la procesión, los hermanos procurarán guardar la alineación (fijándose en los hermanos a derecha e izquierda para ir a la par, especialmente en las curvas) y las distancias establecidas (dos metros) con los hermanos que le precedan. Además, en las estaciones deberán estar prestos a girarse hacia el Paso al oír la señal en forma de un breve toque de tambor y bombo (excepto guion y faroles).

• El Hermano Cetro y sus ayudantes ejercen la máxima autoridad en las procesiones, encargándose del correcto desarrollo de las mismas. Asimismo, tratarán de velar por todos los hermanos puesto que para los cristianos mandar es servir: «el que quiera hacerse grande entre vosotros sea vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, sea siervo de todos» (Mc 10, 43-44).

• El hábito penitencial y la medalla de la Cofradía deben ser usados con la mayor dignidad puesto que al llevarlos no sólo se nos identifica como miembros integrantes de la Cofradía sino que manifestamos también, de forma visible, nuestro seguimiento a Cristo. Precisamente, será entonces cuando los hermanos deberán manifestar, aún más si cabe, el espíritu de fraternidad y unidad que nos debe distinguir: «en esto os conocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros» (Jn 13, 35). Para poder otorgar al hábito la sobriedad que debe caracterizarle, los hermanos deberán revisar con la antelación suficiente que se encuentra en el mejor estado posible.

• El hábito está compuesto por: medalla, túnica blanca con dos palas, capirote, capa, cíngulo, guantes, calcetines y zapatos negros. Excepcionalmente el hermano Guion y los hermanos que tocan el bombo usarán tercerol negro en sustitución del capirote. Asimismo, los hermanos menores de 14 años no llevarán capa y usarán bonete negro como prenda de cabeza.

Con objeto de conseguir una mayor uniformidad, se recomienda el uso de camisa blanca, especialmente en aquellos actos en los que se asiste sin prenda de cabeza (exaltaciones, cultos). En el capirote, tercerol o bonete, así como en las galas de los tambores, timbales y cornetas se llevará el escudo, no debiéndose usar ningún otro tipo de complemento o adorno ni en el propio hábito ni en los instrumentos.

Todo hermano que, por causa justificada, no pueda ataviarse el hábito del modo correspondiente, podrá solicitar al Hno. Cetro las oportunas excepciones puesto que, demostrada la buena voluntad del solicitante, lo más importante de la ley (es decir, de normas, reglamentos y estatutos) es «la justicia, la misericordia y la fe» (Mt 23, 23).

• Por su parte, y en concordancia con la sencillez y austeridad que requieren nuestros actos penitenciales, las hermanas de mantilla irán de riguroso negro debiendo llevar falda o vestido que cubra la rodilla. Las hermanas de esta sección, que así lo requieran, podrán acceder a la sede social antes de las procesiones para ajustar su atuendo.

• Los hermanos mayores de 14 años que no tengan puesto asignado en las procesiones, deberán proveerse de hacha para participar en las mismas. La vela de cera natural será de color blanco amarillento, teniendo una longitud apropiada (entre 20 y 40 cm. aproximadamente). En virtud de que salir en procesión es hacer un camino que supone una experiencia que lleva hacia la conversión al Evangelio y a la entrega a Dios, la Cofradía facilitará la participación en el lugar que se designe a todos los hermanos que deseen fervorosamente asistir con el hábito aunque no tuvieran puesto asignado o no hubieran podido proveerse de hacha. De similar modo, los hermanos sin hábito y todos aquellos hermanos que, por cualquier causa, no puedan ataviarse el hábito podrán participar, portando la medalla, en un lugar reservado.

• Dada la importancia que concedemos a nuestros hermanos más jóvenes, se dedicará hacia ellos una especial atención durante el desarrollo de nuestras procesiones. De esta manera, los hermanos menores de 14 años quedarán bajo la responsabilidad de los hermanos encargados que, para tal fin, se designen y que tendrán la potestad, en coordinación con el Hno. Cetro, de autorizar las excepciones y cuidados que sean precisos. Los que no formen parte de otras secciones se agruparán en la Sección Infantil, ubicándose en el lugar que se destine dentro del orden procesional. Si el niño no puede aún andar o es demasiado pequeño para resistir el recorrido a pie, deberá participar en brazos de algún hermano de la Sección de Velas, y si en algún momento es necesario su transporte en cochecito, se hará en el lugar reservado de los Hermanos sin Hábito.

• Se recuerda que, evidentemente, las dependencias parroquiales no son ni locales ni almacenes sino lugares sagrados, por lo que se ruega acceder a dichas zonas con la moderación y el respeto pertinente (especialmente durante la celebración de los actos litúrgicos) no depositando instrumentos, hábitos ni otros objetos personales, ni tampoco estando injustificadamente en los pasillos o en el salón parroquial. Para los casos excepcionales, se deberá obtener el permiso expreso del Hno. Cetro con anterioridad al inicio del acto.

• Debido al valor que adquieren nuestros pasos y atributos como elementos al servicio de la evangelización, los hermanos designados para portarlos deberán prestar un interés especial tanto en la preparación de los mismos como en el desempeño de las funciones que les sean encomendadas, cooperando, además, en todo momento con el Hermano Cetro en la correcta organización de nuestros actos. Además, es recomendable que los hermanos que vayan a portarlos, acudan antes de la hora de convocatoria de la procesión para que puedan probarse los correajes y realizar los ajustes necesarios.

• A la conclusión de nuestra participación en la procesión del “Santo Entierro”, el Hermano Cetro, los cabeceros y portadores de Paso repartirán las flores de los pasos entre todos los hermanos que lo deseen, y en la forma que se considere más conveniente: bien en el interior de la Iglesia o en la entrada lateral de la Parroquia (puerta de entrada a nuestra sede). Hay que considerar que las mismas están destinadas prioritariamente a nuestros hermanos difuntos y enfermos, por lo que se entregarán en primer lugar a los hermanos y familiares que previamente lo soliciten al Hermano Mayor o al Hermano Cetro.

• Finalmente, aun siendo incuestionable que en la vida de la Cofradía hay numerosos aspectos importantes y significativos para su propia identidad y que exigen mucha dedicación y esmero por parte de todos los hermanos, hay que tener presente que Jesucristo nos dice que «pocas cosas son necesarias, o más bien una sola» (Lc 10,42).

HORARIOS DE CONCENTRACIÓN PARA LAS PROCESIONES

Domingo de Ramos, 18:30 horas:
Asistencia previa a la “Procesión del Vía Crucis”. Momentos antes de iniciar la procesión, se realizará un acto de oración y de preparación.

Miércoles Santo, 21:00 horas:
Asistencia previa a la “Procesión de María Santísima de la Amargura”. Momentos antes de iniciar la procesión se dedicarán unos minutos para la reflexión y la oración.

Viernes Santo, 17:30 horas:
Tras la celebración de la “Pasión del Señor”, que comienza a las 16:30 horas, se realizará la formación del orden procesional para la incorporación al “Santo Entierro”. Organizativamente, se recuerda que durante la parada que se realiza en la calle Santa Isabel, esperando nuestra incorporación al Santo Entierro detrás de la Cofradía del Santísimo Ecce-Homo, no se permitirá la ruptura de la formación ni dejar atributos ni instrumentos, excepto por causas extraordinarias (en cuyo caso deberá comunicarse con la mayor premura al Cetro).
 

PREPARACIÓN DE ATRIBUTOS, SAGRADOS TITULARES Y PASOS

Para que nuestras procesiones adquieran la solemnidad y la dignidad que deben tener como actos de culto externo que son, nos debemos concienciar de la importancia que tiene la preparación de nuestros atributos, enseres, pasos y, sobretodo, nuestros Sagrados Titulares.

Los días previos, se realiza la preparación de los Titulares por el grupo de Mayordomos y Camareras pudiendo asistir todos los hermanos que estén interesados previo aviso al Hermano Cetro.

Viernes, 23 de marzo a las 19:30 horas
Una vez finalizada la visita a la residencia, se prepararán los atributos en la sede social y se trasladarán al coro de la Parroquia o bien al salón parroquial. Es recomendable que las personas que vayan a portar atributos durante las procesiones, acudan antes de la hora de convocatoria de la procesión para que puedan probarse los correajes y se realicen los ajustes que sean necesarios.

Sábado de Pasión, 24 de marzo a las 8:00 horas
Traslado de los pasos a la Parroquia, desde el local propiedad de la Hermandad de la Sangre de Cristo (C/ San Vicente de Paúl), y montaje de los pasos en la Parroquia, requiriéndose la colaboración de los hermanos portadores de paso. En caso de que la Hermandad de la Sangre de Cristo variara fecha u horario, se comunicará debidamente.

Sábado Santo, 31 de marzo a las 8:00 horas

Desmontaje de los pasos, traslado de los mismos desde la Parroquia al citado local de la Sangre de Cristo, traslado de atributos a la sede social y preparación de nuestros Sagrados Titulares para su veneración al culto. Por tales fines se precisa la colaboración de los hermanos portadores de paso, atributos, del grupo de Mayordomos y Camareras y de cuantos hermanos deseen prestar su ayuda en estas tareas.

Licencia Creative Commons El texto de "Indicaciones a los hermanos" creado para www.jesusdelahumillacion.org, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 España. Zaragoza, 2007-2018.

Fotografía principal: el hermano Cetro en el transcurso de una de nuestras procesiones (fotografía de Jorge Sánchez). Fotografías secundarias: hermanos de la Cofradía esperando el momento de acceder al interior de la Parroquia de San Felipe para iniciar nuestra salida procesional del Domingo de Ramos (fotografía de Ángel Beneded); el Hermano Cetro, encabezando la procesión (fotografía de David Beneded); reparto de flores de los pasos entre los hermanos una vez concluida nuestra participación en el “Santo Entierro” (fotografía de David Beneded).