MENÚ

Palabras del Hermano Mayor

El Hermano Mayor es el máximo dirigente de la Cofradía o, lo que es lo mismo, el responsable del nutrido y variado grupo de personas que la componemos. Personas a las que, como el “buen pastor” de la parábola de Jesús (cf. Jn 10, 11-16), bien conoce y por las que se sacrifica, dedicando por ellas tiempo, esfuerzo y no pocas preocupaciones.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Un año más hemos recordado juntos estos días la Pasión y Muerte de Jesús, pero, lo que es más importante, también hemos vivido en la Vigilia  Pascual la alegría de su Resurrección.

Tanto en mi nombre como en el de la Junta de Gobierno de la Cofradía, me dirijo a vosotros para agradeceros de corazón vuestro esfuerzo personal para que todo haya podido salir adelante: los actos preparatorios, la propia Semana Santa y la recogida del Sábado Santo, en un momento difícil donde, a pesar de todo, el cansancio no supera a la ilusión y el compromiso.

Me gustaría destacar especialmente unos cuantos momentos cofrades que me han parecido significativos:

• El ensayo solidario, en el que superamos con creces todas las previsiones de aportación. Los alimentos fueron destinados al Banco de Alimentos y a la Hermandad del Refugio. ¡Enhorabuena a todos!

• El Vía Crucis de los niños que se celebró uno de los viernes de Cuaresma. La participación tanto de los niños como de padres y madres permitió acercar esta oración a nuestros cofrades más pequeños. Es importante comprender que ellos son nuestro futuro.

• La grata asistencia de cofrades a los diferentes actos del Sábado Santo, tanto el Sepulcro por la mañana como las Vigilias por la tarde. Un gran número asistimos a la celebración en San Felipe o en el Pilar. Os animo a todos a seguir participando con la misma fuerza en los próximos años.

También, por supuesto, me gustaría mencionar el trabajo constante e intensivo en estos meses previos de la Sección de Instrumentos, los grupos de Exaltación, los que nos representan en otros actos o grupos como el Piquete, el Pregón o la Vigilia y duplican así los ensayos.

El grupo de Camareras, que se encarga del cuidado de nuestras queridas Imágenes Titulares, así como de la conservación y mantenimiento de los atributos procesionales.

El trabajo constante y comprometido de tantos cofrades que verdaderamente sentís la Cofradía y aportáis lo que está en vuestra mano, comprendiendo que, como nos recordó nuestro Consiliario, “somos algo más que una peña”. De eso estoy seguro.

Tenemos que seguir nuestro difícil camino, de Cofradía pequeña, que tiene que trabajar mucho desde la base para unificar los esfuerzos, fomentando la unión y el compromiso, la importancia de acudir a los actos, porque es lo que nos hace crecer verdaderamente. Os animo a todos a contagiar toda vuestra ilusión por la Cofradía, que sé que es mucha, a aquellos que, por diferentes motivos, ahora están algo desvinculados. No me cabe duda que lo conseguiremos.

Contamos con la protección de Jesús y la esperanza de María. Mirar a nuestros Titulares nos va a ayudar a desarrollar nuestra misión, que es tan sencilla como ser buenas personas y buenos cristianos, y ser capaces de transmitirlo a los que nos rodean.

Muchísimas gracias a todos.

Recibid un fuerte abrazo en Cristo Resucitado
.

Juan Ramón Giménez León
Hermano Mayor de la Cofradía